Leyendas de Valhalla

En este apartado del blog, os contaremos distintos logros, locuras, excentricidades (barbaridades) y leyendas de los miembros de nuestra fraternidad. El 100% de ellas están testadas y son reales, (al menos con un 90% de credibilidad).

CAPITULO III: LLEGAR Y BEBER EL SANTO
Esta es la historia de como tres nuevos Valhalla entraron a formar parte del batallón vikingo más poderoso del mundo.Y como uno de ellos, demostró unas cualidades innatas y dejó a todo vikingo presente boquiabierto.
En la noche de las pruebas de reclutamiento Valhalla, durante el transcurso de una de las pruebas más temidas por los novatos; la llamada "La Ola", que consiste en una carrera por relevos bebiendo cerveza, sin que el siguiente compañero no pueda comenzar hasta que el anterior no se haya terminado su birra. El peligro de esta prueba es que los novatos compiten contra los Valhalla más veteranos, sumandole además los nervios y la tensión de tener que superar las pruebas para poder acceder a ser un Valhalla. 
Lo que nadie esperaba, era que entre los nuevos aspirantes, se encotrara una autentica bestia engulle cerveza. Xavez, que ya había superado la prueba de "La Cobra Valhalla" fue el primero del grupo de rookies en comenzar a beber, a la misma vez que Gerard, pero cuando este llevaba media birra, el novato ya había terminado, bebiendo a un nivel altisimo y demasiado rápido. Esta increible demostración de potencial dejó a los presentes alucinados, y dió a los novatos un margen de tiempo suficiente como para superar la penúltima prueba, faltandole solo superar la conocida como "El chupito del Infierno". 
Trás finalmente pasar las tres pruebas, Xavez, Mario y Sayago se convirtieron en nuevos miembros del batallón vikingo más poderoso del mundo, pero para el primero fue especial, ya que se escribió la primera de muchas leyendas que estaban por venir. Desde entonces, los Valhalla cuentan con un bebedor de cerveza en sus filas con la cualidad de tragar más velóz que muchos de los veteranos, lo cual, proporciona al grupo aun más poder. 

CAPITULO II: SACAR LO PEOR DE TI
Esta leyenda tiene lugar en un pequeño antro frecuentado por guerreros que, en lugar de adquirir sus propios tragos y botellas, deciden tomar los elixires más potentes para estar preparados para la dura batalla. Muchos son los que cuentan sus historias de tal taberna, la mayoría de los mismos, incapaces de soportar la fuerza de los brebajes que se preparaban allí.

Sin embargo, uno de nuestros más valientes guerreros, reconocido por la fraternidad, admirado por su capacidad de ingerir alcohol, se presentó no hace mucho en esta taberna. Mystery se praparaba para partir a la batalla, pero bajo el calor y la compañía de algunos camaradas y muchachas, la noche se alargó demasiado para él. Acostumbrado a estos lances, comenzó a arrasar con los pequeños tiros de alcohol a su higado... algo normal en él. Pero esa noche no todo terminaría como se esperaba; llegado a un momento, Mystery comenzó a decaer en sus fuerzas, su higado no aguantaba muchas más de aquellas bebidas preparadas para los guerreros más poderosos. Aguantó. Aguantó tanto, que aunque no su higado le decía que parara, su espiritu le pedía más, la alenataba a más.

Pero la fisionomía humana es la misma incluso en los más poderosos valhallas, y llegado el momento, el organismo interno de Mystery sucumbió a tanto alcohol, a tanto brebaje, y sin esperarlo, todo lo que había entrado en el tiempo que estuvo en la taberna, fue expulsado.


Cuentan por ahí, que a Mystery se le prohibió entrar en ese antro. Pero como buenos guerreros, nos quedamos con la capacidad y el espiritu de superación de Mystery, que aguantó hasta que su cuerpo dijo basta.

CAPITULO I: EL SET DE ABSENTA
Una noche de Mayo, la lluvia nos sorprendió marchando hacía la batalla. Los valhalla habíamos quedado previamente para desearnos suerte, animarnos e ir calentando para el conflicto que horas más tarde tendría lugar. Reunidos en nuestro templo, donde la bebida corre por doquier, y los ánimos y las ganas de una noche mítica se aceleran dentro de nuestras cabezas, uno de nosotros aceptó un desafio. Este vikingo no bebió cerveza, no bebió kalimtxo, ni siquiera bebidas de clase alta como ron, whisky o similares. Este vikingo llegó a patrones aún más superiores. Llegados al templo, consumió su primer trago de elixir valhalla, la absenta. Con 90º de alcohol puro y duro, nuestro hermano se tomó el primer trago. Pero ante nuestra atenta y sorprendida mirada, al poco tiempo fue hacía la barra y pidió el segundo, poco despues el tercero...el cuarto... el quinto.

Una vez que llegó al quinto, y bajo la vigilancia de nuestros ojos atónitos, una vez llegado al cielo de la resistencia, al colmo de la injerta de elixir valhalla, nuestro hermano fue un paso más allá. Alcanzó limites jamás alcanzados por un valhalla, el set de absenta. Decidido, en la barra y con ganas de hacerlo, el vikingo pidió su sexto trago de duende verde, y se lo fulminó, logrando así una hazaña que mucho tardaremos en olvidar.

Esta es la historia de Mystery, el vikingo que fue capaz de tomar el set de absenta y aguantar toda la batalla. Se dice, que a partir de entonces, Mystery se toma dos tragos como recuerdo a su proeza antes de cada batalla y desde entonces, los valhallas tenemos la figura de Mystery como el Señor del elixir valhalla.

Comments are closed.

Búsqueda valhalla